Parásitos intestinales de los perros

parasitos 256x300 Parásitos intestinales de los perros

Los perros (y gatos) a menudo son víctimas de varios parásitos intestinales conocidos como gusanos. Hay un gran número de ellos, pero los perros son comúnmente afectados por las tenias, nematodos, anquilostomas, y tricúridos. Estos parásitos viven en el tracto digestivo (más comúnmente en los intestinos) donde se alimentan de los nutrientes de los alimentos que el perro consume. Las infestaciones de gusanos pueden causar una variedad de síntomas indeseables como vómitos, diarrea, pérdida de peso, y en general, un mal aspecto.


¿Cómo se contraen estos parásitos?

Hay un gran número de maneras en que un perro puede terminar con una infestación de cualquiera de estos parásitos intestinales. Un animal invadido con uno de estos tipos de gusanos puede pasar los huevos a través de sus heces. Esta es una buena razón para recoger los desechos de su mascota tan a menudo como sea posible y no permitir que su perro coma heces (algo que los perros suelen hacer) siempre que pueda.

Los huevos de tenia se pueden propagar por las pulgas. Las pulgas comen los huevos y luego se los pasan a un perro al morderlo. Algunos nematodos, hibernarán en el cuerpo de una perra embarazada y se activarán justo antes de que dé a luz. Los gusanos activos harán su camino en los intestinos de los cachorros por nacer, donde prosperarán después de que las crías nazcan.


La detección de parásitos en perros


Las infestaciones de gusanos pueden ser difíciles de detectar. Si bien algunos pueden ser eliminados con las heces, y ser notados, eso es poco común. Si un perro está mostrando síntomas que indican la presencia de gusanos debe consultar al veterinario.

Una muestra de sangre será examinada para detectar la presencia de huevos de gusanos y un medicamento prescribirá algún medicamento purgante.

Las muestras de heces se recogen a menudo como parte de un examen físico rutinario con el fin de comprobar la presencia de gusanos. En el caso de las tenias, los segmentos desechados pueden ser visibles en las heces del perro o adheridas en la piel alrededor del ano o debajo de la cola. A simple vista pueden lucir como pequeños trozos de arroz blanco.


Tratamiento para los parásitos del perro


Cuando un perro se encuentra infestado de gusanos se debe prescribir inmediatamente un purgante por un veterinario. Dependiendo de la severidad de la infestación, el tipo de gusanos, y la probabilidad de re-infestación, puede ser necesario repetir el tratamiento una o varias veces. Hay purgantes de venta libre disponibles, pero la mayoría de los veterinarios no los recomiendan porque son menos efectivos y no pueden matar a todos los tipos de gusanos y sus huevos.
Los parásitos intestinales pueden causar numerosos problemas de salud para los perros, incluyendo la muerte en casos extremos. La adopción de medidas para prevenir la infestación, detectarla lo antes posible, y tratarla como corresponde, puede ayudar a mantener a su perro a salvo de estos parásitos dañinos.


Otros artículos relacionados:

Deja un comentario