¿DE DÓNDE VIENE EL PERRO Y SU AMPLIA VARIEDAD DE RAZAS?

Nos acompaña desde hace miles de años desempeñando innumerables trabajos. Creemos que le conocemos, pero aún no hemos sido capaces de desentrañar el misterio ¿de dónde viene el perro y cómo es posible que su rápida adaptación genética y su gran diversidad hayan conseguido desafiar todas nuestras teorías sobre la evolución?

Comencemos con las presentaciones:

  • Familia: cánidos
  • Género: canis
  • Especie: canis familiaris

Sin embargo, muchos científicos no estarían de acuerdo con esta clasificación pues, para ellos, el perro pertenece a la especie “canis lupus” y a la subespecie “canis lupus familiaris”. Esto se debe a que la tesis más extendida y que cuenta con mayor credibilidad es que el perro desciende del lobo, aunque ha habido más candidatos.

Chacales y Lobos: La Teoría de Lorenz

Así, el etólogo austríaco Konrad Lorenz, Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1973, es el responsable de una de las teorías más extendidas. Para él, la mayoría de las razas caninas descendían del chacal y sólo algunas pocas del lobo.

Lorenz sustentaba su afirmación en que chacales y lobos cuentan con el mismo número de cromosomas que el perro y el hecho de que se puedan aparear y producir híbridos fértiles explicaría la gran diversidad de razas caninas existentes. Además, el parecido físico del chacal con algunos perros, su disposición para la convivencia con humanos y su tendencia a ladrar, no dejaban lugar a dudas. Pero la hipótesis de Lorenz no ha sido aceptada por la comunidad científica pues, además de que no hay suficientes evidencias, los estudios sobre anatomía y comportamiento han demostrado que los chacales son muy diferentes a los a perros y lobos.

La posibilidad de que diferentes cánidos pudiesen aparearse provocó que muchos apuntaran a que el perro actual estuviese formado por un 50 por 100 de lobo, un 20 por 100 de chacal, un 25 por 100 de coyote y un 5 por 100 de dingo. Sin embargo, los análisis genéticos no apoyan esta explicación.

Por su parte, los biólogos Raymond y Lorna Coppinger aceptan en su libro “Perros”, una nueva interpretación sobre su origen, comportamiento y evolución, que lobos y perros están emparentados a través de un ancestro común, pero aseguran que los lobos se han separado de este ancestro tanto como los perros.

Lobos del Norte y Lobos de la India

Pero, entre los que aceptan que el lobo es el antepasado del perro surge otra discusión: establecer, de entre todas las clases, cuál fue el lobo que dio origen a nuestras mascotas de hoy en día. Pues, seguramente, todos aunque, básicamente, hay dos tipos: los lobos del norte, que serían los antepasados más probables de los perros nórdicos, y los de la Índia, que dieron origen al resto de razas caninas. Aún así, el que el uno descienda del otro no significa que tengan el mismo comportamiento.

El perro ha heredado algunas cosas como el instinto depredador o el marcaje del territorio pero ha perdido otras durante el proceso de domesticación al que le sometió el hombre como la agresividad o el temor a nuevos estímulos.

Proceso de domesticación

Establecido el origen, toca preguntarse cuándo y cómo comenzó el proceso de domesticación. Cabe pensar que los primeros asentamientos humanos atrajeran a cierto tipo de lobos – quizá los más débiles de su manada, los expulsados de ésta o los menos agresivos y miedosos – que iniciaron una relación comensal con el hombre.

origen del perro 150x150 ¿DE DÓNDE VIENE EL PERRO Y SU AMPLIA VARIEDAD DE RAZAS?Hasta ahora, el fósil más antiguo de un perro databa de hace unos 14.000 años y fue descubierto en Rusia. Sin embargo, el pasado mes de octubre saltaba la noticia: el hallazgo de los restos fósiles de un perro de hace 31.700 años en la cueva Goyet de Bélgica. Los científicos lo compararon con 117 cráneos, tanto fósiles como actuales, e incluso con lobos y zorros. La conclusión es que este perro tenía un hocico más corto y ancho y un casquete cerebral más grande pero la mayor diferencia con los perros actuales se encuentra en el tamaño de los dientes.

Para que podamos hacernos una idea, los investigadores dicen que los canes del Paleolítico eran parecidos en su forma a un Husky Siberiano pero de mayor tamaño. Incluso podemos saber de qué se alimentaba gracias al análisis de isótopos realizado a los restos: caballos, renos y bueyes eran las comidas más habituales.

Quizá hombre y lobo-perro comenzasen a cazar juntos o quizá todo empezó con un intercambio entre comida y vigilancia pero parece que cuando surge la agricultura los perros guardianes y los de caza ya están claramente diferenciados. ¿Se trata de las primeras razas?

En la Edad de Bronce ya se distinguen diferentes tipos de perro por el trabajo que hacían. Egipcios, griegos y romanos hacen sus propias clasificaciones, siempre atendiendo a las aptitudes de cada perro y a su mejor utilización.

En el inicio de la domesticación el hombre aún no habría descubierto que el perro puede ser utilizado para diversas tareas por lo que, en origen, no existió selección ni apareamientos controlados. Así, al mismo tiempo que el hombre se especializa, también lo hacen los animales que le rodean. Perros pastores, guardianes y cazadores necesitan de características distintas que el hombre comienza a buscar.

Hacia una variedad sin fin

Pero, ¿cómo se explican la rapidez con que los perros cambiaron su forma y la infinita variedad de razas?

Según los datos que se tienen sobre la creación de razas, éstas se originaron por hibridación: se mezclan perros diferentes en tamaño o forma para crear nuevos  tamaños y formas y, de éstos, se seleccionan individuos a partir de los cuales se crean nuevas razas. Lo sorprendente es cómo el perro se ha adecuado a las innumerables tareas a las que le ha dedicado el hombre, es decir, que en poco tiempo ha producido los ajustes genéticos necesarios para los que otras especies necesitan miles de años. Todo un reto para la Teoría de la Evolución de Darwin según la cual la adaptación es un proceso lento.

A finales de la Edad Media ya existía una docena de razas, pero fue a raíz de la Revolución Industrial cuando se empieza a prestar más atención a la belleza que a las aptitudes, pues el perro ya no era tan necesario en cierto tipo de trabajos. Es durante los siglos XIX y XX cuando se establecen la mayoría de las razas caninas hasta llegar a las más de mil que están catalogadas hoy en día.

El perro pues, ha pasado por una selección natural junto a aquellos hombres del Paleolítico para después someterse a un proceso artificial en el que, a la vez que la humanidad ganaba, la especie canis familiaris perdía. La mezcla de individuos diferentes hasta conseguir una “raza pura” no es beneficiosa en todos los casos. El impedir que entren genes nuevos en una raza ha contribuido a la aparición de malformaciones y enfermedades congénitas que muchos se niegan a reconocer. En nuestro afán por no dejar nada al azar estamos impidiendo que la naturaleza haga su trabajo de selección mientras los más puristas se olvidan de que las razas modernas son producto del mestizaje y la hibridación.

Fuente: Revista ” El Mundo del Perro”, Nº 347

Otros artículos relacionados:

3 comentarios para “¿DE DÓNDE VIENE EL PERRO Y SU AMPLIA VARIEDAD DE RAZAS?”

Deja un comentario