¿Por qué escarban los perros?


escarbar 300x177 ¿Por qué escarban los perros?


Seguramente que si tienes un jardín has tenido malas experiencias y alguna que otra pelea con tu perro por sus ganas de escarbar…no obstante, le has llevado a la playa o al campo y también lo ha hecho y no le has dicho nada. Seguramente tu perro no comprende nada y no entiende porque en la playa puede hacerlo y en el jardín lo regañan por hacer lo mismo.

Escarbar es un hábito y un instinto natural de los perros el cual llevan a cabo siempre que se presenta la ocasión.

Algunos perros no lo hacen nunca mientras que otros aprovechan cualquier momento para hacerlo. Algunos incluso llegan a enterrar algo mientras que otros simplemente lo hacen por diversión.

Como se ha comentado al principio, muchas veces nuestro comportamiento confunde a los perros. Si escarba en la playa lo animamos y pensamos “¡mira como se divierte!, en cambio, si lo hace en el jardín nos volvemos locos.

Seguramente cuando escarba en el jardín le chillas e incluso le pagas. Con esto no aprende absolutamente nada. Sólo te ve como un histérico o una histérica que le grita sin saber por qué y lo que va a hacer es escarbar cuando no estés para que no le grites. Si encima le gritas o le regañas cuando llegues a casa y veas el desastre, todavía va a entender menos el porqué de tu comportamiento porque él ya no se va a acordar de lo que ha hecho y no va a entender porque lo regañas al llegar a casa.

Para evitar confusiones al perro y enfados por tu parte, la mejor solución es delimitar una zona del jardín para tu perro.

Enséñale a que debe jugar allí, hacer sus necesidades y si quiere escarbar que lo haga sin problemas. Prémialo y felicítalo siempre que esté en su zona y juega con él cuando esté dentro, así va a comprender que allí dentro pasan cosas positivas para él y que es su territorio.

Por el resto del jardín (las zonas prohibidas) llévalo siempre con la correa para que entienda que no puede campar libremente y hacer lo que quiera. Cada vez que quiera ir a las zonas prohibidas dile “NO”, llévalo a su zona y prémiale.

Lo esencial es premiarle cada vez que hace algo bien y distraerlo cuando veas que va a hacer algo malo. Cada vez que veas que va a escarbar en una zona prohibida enséñale una pelota o su juguete favorito y juega con él mientras lo devuelves a su zona. Una vez dentro prémialo.

Otros artículos relacionados:

Deja un comentario